El caminar descalzo. Dedicado a Xavi

Navegando, navegando encontré esto en el estupendo blog de Fitness Revolucionario

¿Por qué debes caminar descalzo por el bosque? o la importancia de reconectarse con la naturaleza

“El arte de la medicina consiste en entretener al paciente mientras la naturaleza cura la enfermedad”.- Voltaire

Es fascinante analizar la salud a través del prisma de la evolución humana. Nuestro pasado esconde muchas formas de mejorar la salud, recuperando los estímulos naturales que nos moldearon a lo largo de nuestra historia. Desde recuperar nuestro ritmo circadiano, exponernos al frío, ensuciarnos más, ayunar de vez en cuando, pasar menos tiempo sentado etc. En definitiva, salir un poco del zoo humano que hemos creado.

Por desgracia, la medicina moderna, muy orientada a recetar fármacos y practicar cirugías, presta poca atención a nuestra naturaleza. Y es una lástima, porque como decía Martin Fischer, “el médico debe aliarse con la naturaleza, ya que ésta hace más de la mitad del trabajo sin pedir nada a cambio“.

Cuando hablamos de “natural” nos referimos muchas veces a los alimentos, evitando la comida industrial, o a replicar patrones de movimiento naturales. Ambos son muy importantes, pero hoy hablaremos de reconectarnos con la naturaleza en un sentido más literal.

Empecemos entendiendo el problema.

Trastorno por déficit de naturaleza

Cada vez son más comunes en las grandes ciudades una serie de síntomas como ansiedad, ligera depresión, desgana, desórdenes de atención… que colectivamente han empezado a etiquetarse como trastorno por déficit de naturaleza. Este término fue acuñado inicialmente por Richard Louv, autor de “El último niño en los bosques“, quien defiende que estos problemas se deben principalmente a que en pocas décadas ha cambiado radicalmente la forma en la que los niños entienden y experimentan la naturaleza. Y por tanto la solución no está en una pastilla, sino en restaurar el contacto ancestral con la naturaleza. Regresar de lo virtual a lo real, de zoopolis a los bosques.

Sabemos por ejemplo que en los hospitales, los pacientes con habitaciones que dan a la naturaleza no sólo se recuperan antes, sino que reportan menos dolor y menos síntomas de depresión que aquellos cuyas habitaciones tienen vistas artificiales (estudio). Los entornos naturales también reducen los síntomas de los niños diagnosticados con déficit de atención (estudio), y estos problemas son más frecuentes en aquellos que viven más lejos de espacios verdes (estudio).

Seguir leyendo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s